No me importa ir de puntillas por tu piel,
pero no me pidas más de lo que soy.

 

Me la juego a cada instante ganador o perdedor,
por seguir siendo el esclavo de tu amor.

 

Caminar por tu cadera es para mí,
la mejor de las maneras de morir.
No daré nada más bello ni más dulce al corazón
que seguir siendo el esclavo de tu amor.

 

Y a la noche mientras duermes
me despierto.
Y mi suerte sigue bien, tú estás aquí.
Y la vida se me escapa hasta tu cuerpo.
Y le digo a Dios que no hay nada mejor
que seguir siendo el esclavo de tu amor.

Revolver, Esclavo de tu amor. Básico. 

Una canción muy bonita, digna de escuchar. Se me saltan las lágrimas cada vez que la escucho, tiene mucho valor sentimental para mi.