Desde que se inventó el soplar, sólo se queman los tontos.

Pues yo soy tonta de remate porque este almuerzo me he abrasado la lengua😦