La ONG Freeplay Foundation adquirió bastante notoriedad a finales de los 90 con un sencillo aparato de radio cuya electricidad provenía de “darle cuerda”, como en los relojes antiguos. Repartió más de 150000 radios de cuerda. Ahora pretende hacer lo mismo con lámparas para permitir, a los nativos de África, continuar con sus vidas durante la noche y ahorrar en pilas y otros métodos para calentarse y tener luz.

Más información en Genciencia.com